Qué es la autoestima

Qué es la autoestima

El ser humano tiene muchas imágenes de sí mismo: la identidad cultural, la identidad social, la familiar, etc. Una mujer o un hombre podría decir de sí misma/o: soy directora de Telefónica, soy deportista, soy hermana, soy hija, soy madre, soy amigo, soy padre, soy mujer, soy esposa de…

Para entender qué es la autoestima primero tenemos que entender qué es el autoconcepto.

Qué es el autoconcepto. Diferencias entre autoestima y autoconcepto

El autoconcepto es el sentido propio de nuestra identidad es decir, qué piensa una persona de sí misma como individuo. El autoconcepto implica cierta percepción, mientras que la autoestima implica valoración (subjetividad) sobre distintas áreas de nuestra persona. Vamos a ver algunas de las áreas que forman parte del autoconcepto:

  • Social: soy la dueña del 3º A. Cada uno de nosotros tiene distintos entornos sociales en los que nos desenvolvemos con mayor o menor eficacia.
  • Académica/laboral: Soy estudiante de Derecho, soy auxiliar administrativo. En función de cuáles sean tus áreas académica o laboral podrás realizar afirmaciones como las anteriores adaptadas a tu caso particular.
  • Familiar: Soy la hija mayor. Todos y cada uno de nosotros/as, poseemos diferentes roles familiares: ser hijo/a, ser hermano/a, ser padre/madre, abuelo/a, etc.
  • Corporal: Soy alto, soy rubio, tengo la nariz pequeña, tengo las orejas grandes. Podemos detenernos a explorar nuestro cuerpo y percibir cómo es. Es importante esto último ya que no hemos hablado aún de valoración y, por lo tanto, de nada que influya en nuestra autoestima.

Como vemos dentro del autoconcepto hay áreas sociales, de la personalidad, del aspecto físico, de nuestro rendimiento académico/laboral, sexualidad, etc. Cada uno de nosotros posee distintas áreas en las que puede detenerse a explorar y realizar afirmaciones como las anteriores. Llegados a este punto puede surgir la siguiente pregunta: ¿Cómo se relaciona nuestro autoconcepto con la autoestima?

Para responder a la anterior pregunta tenemos que entender que existe una relación entre cómo percibimos nuestro autoconcepto real y aquel que deseamos alcanzar es decir, el ideal. Si valoramos nuestro autoconcepto de manera positiva, nuestra autoestima será alta y si, por el contrario, la valoración que hacemos es negativa tenderemos a gozar de una autoestima más baja.  Podemos ver de esta forma, como las valoraciones negativas que hacemos de nosotros mismos dan lugar a problemas de autoestima que traen consigo una serie de dificultades emocionales.

Problemas de autoestima

Las personas con problemas de autoestima pueden tener dificultades en una serie de áreas (aquellas en las que su autoestima se vea afectada) y suele ser frecuente que, distintos trastornos psicológicos como la depresión, conlleven una baja autoestima. No es el objetivo de este texto profundizar en la relación entre trastornos psicológicos y autoestima por lo que dejaré este tema para futuras entradas. 

Las personas que tienen una baja autoestima tienden a:

  • Buscar constantemente la aprobación de los demás.
  • Desear controlar a los otros.
  • Sufrir explotación por parte de sus parejas, amigos, compañeros de trabajo, etc.
  • Tener pensamientos distorsionados.
  • Presentar percepciones de la realidad distorsionadas.
  • Sentimientos de insatisfacción, desprecio a sí mismo, desaprobación, etc. Generalmente, una de las áreas de la persona que más se ve afectada es la insatisfacción corporal.

Los distintos estudios sobre este concepto han relacionado la baja autoestima con una serie de déficits a la hora de comunicarnos y relacionarnos. Podemos destacar que las personas con baja autoestima poseen entre otras, las siguientes dificultades:

  • Escasa habilidad para escoger un trabajo que se adecue a sus necesidades y habilidades.
  • Tienden a aceptar evaluaciones desfavorables como verdaderas.
  • Poco éxito escolar.
  • Son vulnerables a diversos problemas interpersonales durante la adolescencia.

 

Baja autoestima y trastornos psicológicos

Generalmente la baja autoestima lleva asociada una serie de dificultades emocionales que merece la pena trabajar. En otras ocasiones, actúa como factor de riesgo para desarrollar algunos trastornos psicológicos como trastornos de la imagen corporal, trastornos de la conducta alimentaria, ansiedad, depresión, etc.

No podemos olvidar que, en ocasiones, la baja autoestima actúa como factor de riesgo para el suicidio, intentos de suicidio o la tendencia a ser victimizado por otras personas.

¿Qué gano si tengo buena autoestima?

Tras todo lo anteriormente explicado, entenderás que tienes mucho que ganar si desarrollas una buena autoestima. Para simplificar, me gustaría dejar claro que aptitudes o habilidades poseen las personas con alta autoestima:

  • Mayor capacidad de autoaprobación.
  • Mayor asertividad.
  • Mayor tolerancia a las críticas y mayor capacidad para emitir críticas asertivas.
  • Mayor salud física y emocional.
  • Mejor valoración de la independencia.
  • Abandono de conductas poco saludables como el  consumo excesivo de alcohol, drogas, etc.

Referencias bibliográficas.

Mora, M & Raich, R. M (2010). Autoestima. Editorial Síntesis

Bermúdez, M.ªP. (2000): Déficit de autoestima. Evaluación, tratamiento y prevención en la infancia y adolescencia. Pirámide, Madrid.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *