Cuando necesito ir al psicólogo

Cuando necesito ir al psicólogo

En ocasiones pensamos que los malos tiempos son una pesada carga que no conseguimos superar. ¿Te preguntas si te beneficiaría recibir ayuda psicológica? ¿No sabes si podría ayudarte en tu caso? Vamos a responder a estas y otras preguntas en el siguiente artículo.

La vida está llena de distintos eventos que nos aportan experiencia y aprendizaje. Ciertas etapas de la vida están marcadas por experiencias que recordamos especialmente: nuevas relaciones, nuevos trabajos, pérdidas, reencuentros, situaciones estresantes...y, muchas veces, superamos estas experiencias por nuestra propia cuenta. Hay ciertas situaciones como la pérdida de un ser querido o una ruptura sentimental que necesitan un tiempo natural para trabajarse de manera individual...entonces, si muchas situaciones se superan solas ¿Cuándo si es preciso acudir al psicólogo?

Cuándo tengo que acudir al psicólogo

No existe una regla exacta sobre el momento en el que tienes que acudir al psicólogo. Todos tenemos todo el derecho del mundo a experimentar ciertas emociones desagradables y vivir días o períodos tristes. Es necesario vivir esos momentos y convivir con el dolor para crecer emocionalmente.

Cuando los pensamientos y emociones desagradables sean habituales, te impidan vivir con normalidad, realizar actividades que antes hacías y dejes de disfrutar, es cuando probablemente recibir ayuda psicológica será una opción más que acertada. Pueden existir multitud de causas por las que sería aconsejable para una persona acudir al psicólogo. Vamos a hablar algunas de las más habituales en consulta:

Motivos de consulta frecuentes

  • Períodos en los que, tras ciertos eventos, tu vida se ha visto notablemente afectada. Puede tratarse del fin de una relación de pareja, la pérdida de un ser querido, perder un trabajo o simplemente la llegada de numerosos cambios a tu vida que no has podido gestionar adecuadamente. Estos eventos han generado cambios emocionales en tu vida que han podido influir en esas emociones de tristeza, malestar, frustración, etc.
  • Períodos en los que has soportado grandes dosis de estrés que han afectado a tu vida. El estrés, bien gestionado, puede suponer un incentivo a la hora de mejorar tu rendimiento. Sin embargo, en altas dosis y sobretodo, cuando no se poseen las herramientas y estrategias necesarias para su gestión, puede desembocar en síntomas de ansiedad (mayor cansancio físico y emocional, problemas de sueño, problemas de memoria, irritabilidad, nerviosismo, taquicardias, etc).
  • Han ocurrido algunas cosas en tu vida que han afectado a tus relaciones y actualmente no sabes  cómo manejar (infidelidades, divorcios, etc).

Cada historia es única e irrepetible. He intentado sintetizar muchos de los principales motivos de consulta en esta entrada pero cada persona puede tener un motivo de consulta que diste mucho de lo que aquí figura: problemas de ansiedad, depresión, problemas de autoestima, problemas de alimentación, dificultad a la hora de gestionar situaciones en el trabajo, problemas sociales, problemas familiares, son solo algunos de una larga lista de dificultades que afectan cada día a un alto porcentaje de nuestra población.

Cuando el malestar y la incapacidad para solucionar ciertas áreas de tu vida te impide continuar, sin duda es el momento adecuado para acudir al psicólogo. Cuando lo hagas, habrás dado un paso muy importante para resolver tu situación!

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *